Lápices de colores | Qué son, cómo se usan y mejores marcas

Los lápices de colores son herramientas escolares que les permiten a los niños expresar lo que sienten con exactitud. Son fáciles de usar y están elaborados de materiales resistentes, sin sustancias tóxicas. Para que elijas modelos de calidad, ve con esta entrada qué son, cómo usarlos y mejores marcas.  

¿Qué son lápices de colores y para qué sirven?

Qué son lápices de colores

Son herramientas escolares formadas por una mina pigmentada, dentro de una funda de madera cilíndrica. Esta mina de color está elaborada de aceite o cera, que contienen pigmentos, aglutinantes y aditivos. Además, existen lápices de colores con acuarelas y lápices pastel, variando en calidad y concentración de sus pigmentos en las minas.

Por otra parte, estos sirven para explotar la creatividad artística de los niños y sus habilidades grafomotrices. Son recursos didácticos usados para ver los sentimientos de los pequeños y su grado de imaginación. También, los colores sirven para enseñarles a los niños las distintas técnicas y texturas utilizadas al dibujar.

Tipos de lápices de colores

Los lápices de colores varían en colores, formas y tamaños. Pueden ser de 7 milímetro de diámetro y de 18 centímetros de largo. Su tamaño es práctico, ideal para llevar al colegio todos los días. En el siguiente apartado se exponen los tipos de lápices más comunes:

  • Lápices de colores de cera: Son los más usados, constan de distintos matices mezclables entre sí.
  • Lápices de colores con mina de aceite: Es un tipo de color usado en la educación media. Sus colores son mezclables y pueden diluirse con facilidad.
  • Lápices de colores acuarelables: Están formados con minas solubles en agua. Le dan un aspecto a los dibujos parecido a las acuarelas.

¿Cómo se usan los lápices de colores?

Cómo se usan lápices de colores

Los lápices o creyones se utilizan combinados con otros materiales de dibujo. Estos cumplen la función de ayudar a los pequeños a mejorar en las áreas de artes plásticas y dibujos. Por eso, los lápices de colores se usan para:

Aplicar técnicas de dibujo

Una de las primeras técnicas que aprenden los pequeños es el sombreado. La cual consiste en aplicar varias capas de colores primarios, hasta formar tonos. Además, los dibujos sombreados se distinguen por un aspecto granulado e irregular.

Otra técnica es la superposición, que consiste en aplicar otros matices en un dibujo sombreado. Esta acción logra un acabado brillante de colores combinados en la superficie del papel. Por último, está la técnica de realizar capas de colores, que consiste en hacer pequeñas toques pálidos. Luego, repites el mismo dibujo con tonalidades más fuertes.

Usar correctamente los colores

Los colores deben usarse con soltura y suavidad, sin presionarlos. Si ejerces mucha presión, se forma una grita en el papel por el borrado y reduce la calidad del dibujo. Trata de hacer trazos suaves para que el dibujo quede uniforme.

Además, dependiendo de la textura del color, debes hacer tus trazos en una sola dirección. Esto impide que el dibujo o boceto pierda su estética y representación.

Incrementar la creatividad

Dibujar y colorear activa la capacidad creativa de los pequeños. Les da la oportunidad de plasmar sus sentimientos y su capacidad de recrear obras de otros. Esto a su vez, agiliza su grafomotricidad, al aprender distintos tipos de trazos con tan solo observarlos con detenimiento.

Guiar la imaginación

La mente de los niños tiene una gran capacidad de imaginar fantasías y realidades. Los lápices de colores con otros recursos escolares guían a los pequeños a desarrollar debidamente esta capacidad. Los dibujos le indican a los docentes las destrezas y debilidades  y aplicar estrategias que les enseñen a estar conscientes de la realidad.

Lápices de colores. Mejores marcas

Los lápices de colores son perfectos para que los niños forjen destrezas en todo tipo de dibujos. En el mercado existen distintas marcas, con diferentes materiales y aplicaciones. Conoce cuales son las mejores a continuación:

Lápices de colores Staedtler

Staedtler elabora lápices clásicos, acuarelables y wopex, es decir, fabricados con serrín de madera ecológica. Destacan por ofrecer muchas opciones al colorear. Es más, son de alta calidad, con minas altamente pigmentadas, recubiertas para impedir que se quiebren. Además, vienen en distintas presentaciones de 12, 24 o 30 unidades por caja, al precio de 8,50 euros.

Lápices de colores Faber Castell

Esta reconocida marca elabora 2 tipos de lápices para colorear,  lápices escolares y para profesionales. El primer tipo se puede conseguir en cajas de 12, 24, 36 y 48 unidades. Sus cajas se diferencian de otras por ser rojas y resistentes. Además, estos colores cuentan con minas muy bien pigmentadas, intensas y muy resistentes. Están valorados en 14 euros.

Lápices de colores Zenacolor

Es un estuche de 72 colores, con varios matices, presentados en un lindo estuche metálico, ordenados. Son un tanto más grandes que otros colores, con minas altamente pigmentadas. Además, sus puntas  son grandes, de 3,3 milímetros preafiladas, para pintar con más precisión. Están valorados en 18 euros.

Lápices de colores Bic Kids Tropicolors

Es una caja de 24 colores, vivos y llamativos, diseñados para los pequeños de la casa. Son ideales para colorear líneas finas y gruesas. Asimismo, son lápices hexagonales, estructurados con madera sin resina, evitando la aparición de astillas. También, sus minas son de 3,2 milímetros, muy bien pigmentadas. Los puedes conseguir al accesible precio de 10 euros.

Finalmente, los lápices de colores son fundamentales en el buen desarrollo de la creatividad e imaginación de los pequeños. Con estos aprenden técnicas que les permiten potenciar sus destrezas en el dibujo.